Fascinación por la vida

Divagaciones mentales de Alberto Gimeno

The new new thing (lo “ultimísimo”)

The new new thing es un libro sobre… Lo podría decir de muchas formas… La historia de Silicon Valley, La exitosa historia de Jim Clark, La burbuja de las puntocom, La historia de un tipo con suerte, La historia de un excéntrico

Este libro narra una historia real. La historia de una persona nacida en la pobreza que consiguie hacerse milmillonario. Es la historia de un excéntrico visionario o de un excéntrico con suerte, según el punto de vista. Es la historia de Jim Clark.

Fue expulsado del instituo. Ingresó en el ejército. Por venganza, por demostrar a los demás quién podía ser él, se graduó en la universiad y obtuvo el doctorado. Con una brillante idea y junto a compañeros de la universidad fundó Silicon Graphics, Inc.. Fue el padre del diseño asistido por ordenador y en general de las capacidades de los ordenadores para mostrar gráficos. Fue el presidente de su empresa, pero su fuerte e intratable carácter y su manera de llevar las cosas hizo que la junta directiva lo fuese relegando. Se hizo millonario. pero no estaba contento en cómo se llevaban las cosas en la empresa. Otras empresas le iban comiendo terreno. Utilizó su poder mediático para presionar a su propia empresa para que fabricase el teleordenador. La idea no era más que lo que ahora pretende ser la televsión digital. Convenció a la industria del entretenimiento americana con contratos millonarios para llevar a cabo la idea. Silicon Graphics se comprometió y gastó años de esfuerzo y millones de dólares en llevar a buen término el proyecto. Sin embargo Jim no se sentía cómodo. Su carácter enfrentado a los directivos y su incapacidad por no dejar de buscar lo “ultimísimo” hicieron que se fuera.

Conoció a un tipo recién salido de la universiad que estaba desarrollando un navegador web. Junto con él fundó otra empresa: Netscape Communications Corporation. El teleordenador fue un fracaso. Era una caja negra que costaba miles de dólares. Sin embargo los PCs se empezaban a popularizar y el futuro era Internet. Él lo sabía. El futuro del entretenimiento interactivo pasaba por el PC y no por la televisión. Netscape salió a bolsa y Jim se hizo cienmillonario. Netscape no tenía un modelo de negocio, tenía inmensas pérdidas, pero una gran promesa: Internet. Y tenía un visionario: Jim Clark. Las acciones de Netscape subieron como la espuma.

Jim siempre quería más, quería superarse. Su próximo proyecto fue Healtheon: una empresa que prometía renovar el sistema sanitario americano. Médicos, pacientes y empresas sanitarias utilizarían este sistema. Cualquier consulta médica pasaba por Healtheon y ello redundaba en que unos cuantos céntimos eran ingresados en las arcas de la empresa. Una gran promesa para morder un gran pastel, un pastel de dimensiones billonarias: la sanidad americana. Pero no dejaba de ser una promesa si no se contaba con los acuerdos adecuados con las empresas sanitarias. Otra opción era comprar dichas empresas sanitarias. No se podían comprar las empresas sin dinero y sin dinero no había nada. Simplemente había una promesa, pero él era un visionario y los inversores se daban codazos para invertir en sus ideas. Healtheon salió a bolsa y en un día sus acciones subieron un 400%. Jim se hizo multimillonario sólo con una promesa, con una idea.

Jim Clark es un hombre que se ha hecho multimillonario con ideas y con la confianza de los inversores. Todo el mundo quería invertir en sus ideas. Todo el mundo quería comprar acciones de sus empresas. Todo era una burbuja, pero una burbuja muy lucrativa. Él era un visionario, cuando una empresa suya salía a bolsa todo el mundo quería comprar y las acciones subían como la espuma. Aunque no hubiese plan de negocio, aunque sólo hubiese pérdidas.

Netscape fue una empresa que nunca tuvo beneficios. Siempre pérdidas. Pero sus acciones subían como la espuma en sus primeros tiempos. Después, las acciones no pararon de bajar hasta tocar suelo. Netscape es ahora un reflejo del pasado.

Healtheon fue una idea: gestionar el sistema informático americano. Una idea sencilla, a cualquiera se le puede ocurrir, pero Jim Clark, y la gente con la que se rodeó, fueron quienes persuadieron a los inversores y obtuvieron los acuerdos necesarios para que Healtheon fuera el centro de todo y se llevase el gato al agua. Jim no sabía nada del sistema sanitario americano. No sabía nada en absoluto. Pero sabía que el sistema se ahogaba en su propia burocracia y eso había que arreglarlo. En la salida a bolsa ganó más de mil millones de dólares.

Entretanto sus negocios e ideas prosperaban, Jim solía viajar una semana al mes a Amsterdam. Allí había encargado que le construyesen el velero más grande del mundo. El mástil tenía unos 60 metros de altura. Lo informatizó completamente. Todo el barco podía ser gobernado a través de pantallas táctiles. La idea era que se pudiese gobernar por control remoto. Con él cruzó el Atlántico. Cuando llegó al canal de Panamá vio que su velero ya no era el más grande del mundo. No tardó en encargar uno un 50% más grande.

El libro es la historia de un hombre. La historia de Jim Clark a su paso por Silicon Valley. De su excéntrica personalidad; capaz de cancelar un viaje transoceánico porque no le gustaban las cortinas del velero. Es la historia de un hombre con una insaciable sed por la búsqueda de lo “ultimísimo”. Sólo lo recomiendo a quienes sueñen con dominar el mundo algún día.

Gracias a plunchete por regalármelo y a wizito por dejarme la versión en español🙂

Written by gimenete

Jueves, enero 3, 2008 a 8:45 pm

Publicado en libros, opinión

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. No se merecen😀

    plunchete

    Viernes, enero 4, 2008 at 12:23 pm

  2. ¡Yo lo quiero! ¡Yo lo quiero!

    Visionarios como él y como Mr. Jobs hacen de este un mundo mejor, en el cual se puede soñar que todo se puede hacer. Ya decía Einstein “Es más importante la imaginación que el conocimiento”.

    Au revoir Netscape.

    Bai.

    Said

    Viernes, enero 4, 2008 at 10:38 pm

  3. Cualquier chaval en un garaje puede cambiar el mundo😉

    Y hay una empresilla de por aqui que dicen que se dedican a hacer un buscador, le he dicho a mi compañero que compre algunas acciones … En su puerta dice que se llaman Google😀

    Realmente, un gran libro, a mí me gustó mucho cuando lo leí.

    Nestor

    Sábado, enero 5, 2008 at 9:18 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: