Fascinación por la vida

Divagaciones mentales de Alberto Gimeno

El absurdo

Hace dos días me matriculé en la universidad. Último año, me quedan menos asignaturas que dedos hay en una mano. Bueno pues, como todos los años existe la posibilidad de hacer la matrícula por inernet. Os cuento el procedimiento. Realizar la matrícula por internet es una gozada: la haces cómodamente en el sillón de tu casa, la página web en la que se hace está bastante bien hecha y el proceso es sencillo.

Pero, ¡oh! al finalizar el proceso de matrícula te anuncian que “deberás entregar el resguardo en la Secretaría de tu centro”. Pues vaya, después de hacer la matrícula en casa me tengo que desplazar hasta la universidad para entregar un papelito. He de decir que mi centro está a 50 kilómetros de donde yo vivo. Así que tuve que hacer un total de 100 kilómetros expresamente para entregar un papelito. Dichoso papelito.

Pero ahí no acaba todo. No sólo hay que entregar ese papelito, hay que entregar otro papelito en el que sólo debes poner tu nombre, apellidos y DNI y marcar una casilla que dice “Ya completé estos datos en el programa de automatrícula”. En fín, bueno, ya me daba igual entregar otro papelito más por muy absurdo que fuese.

Pero no, ahí no acaba la cosa. Después de hacer una cola de 20 minutos en Secretaría la mujer que me atendió me dice. “¿Has rellenado el impreso ‘M’?”. ¡Oh, sorpresa! también hay que rellenar otro papelito que no se mencionaba en el proceso de automatrícula. La mujer muy amable me dice que no tengo por qué volver a hacer cola en Secretaría, que lo rellene ahí mismo. Bien, pero lo más gracioso es que el formulario “M” ¡¡¡es exactamente el mismo formulario que hay que rellenar para hacer la matrícula de la manera convencional!! La conclusión es: si haces la matrícula por internet tienes que rellenar más formularios que si haces la matrícula de manera convencional y no te ahorras ir hasta la Secretaría de tu centro.

Por si fuera poco, esto no es todo. La mujer de Secretaría me dice que he marcado la casilla de “socio de actividades deportivas”. Esto es para tener acceso a las instalaciones deportivas de la universidad. Bien, la mujer me explica que aunque en el programa de automatrícula existe esa casilla, no debería existir, que si la seleccionas te cobran el coste de ser socio, pero que realmente no te haces socio. Es decir, te cobran sin más, pero que para hacerse realmente socio eso se paga en otro sitio, que la casilla esa es simplemente una errata del programa informático. Así que me tienen que hacer una modificación de la matrícula para que no me cobren esa tasa…

En fin, ver para creer…

Written by gimenete

Domingo, octubre 8, 2006 a 11:04 pm

Publicado en opinión

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] Ya os conté que tuve que ir a la Secretaría de mi universidad para tramitar mi matrícula. Pues bien, de nuevo he tenido que ir. Esta vez para que me convalidasen unos créditos de libre elección. […]

    De nuevo a Secretaría « La gran casualidad

    Miércoles, octubre 25, 2006 at 5:30 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: